miércoles, 26 de julio de 2017

Cualquier hora pero no cualquier momento...

0


en un mundo en el que creemos que las fronteras y la intimidad ya no existen, un mundo donde todas las mirillas están hechas a la medida de nuestros ojos, un mundo al zoom de una fotografía, de un instante que de fugaz no llega ni a estrella, resulta que, a pesar de todo, los lobos siguen cuidando su guarida y permitiendo el paso a los que son de su confianza, que el camino no es solo del caminante, que el sol también pertenece a la sombra que, alargada, te acompaña sin rechistar, que porque ocurra todo los dias no es sinónimo de que pase siempre...
paseando por el barrio de las letras en una tarde que ya no sabia como mejorar ,me he tropezado con una pequeña tienda que, de lejos, me pareció una exquisita tetería vintage y que, en mi despiadado afán de saturar el carrete del móvil, me acerqué sin darme cuenta que, como en un museo, estaba traspasando el cordón de terciopelo rojo. ese momento en que los guardias de seguridad te dicen que por favor de un paso atrás porque te estas extralimitando. Extralimitarse. Ir mas allá de los límites. Límites permitidos. Marcados por unas lineas invisibles que tintinean como cascabel y gato si te atreves a ir un paso mas. Me quedé perpleja. Con el objetivo ya enfocado hacia mi deseo el dueño de esta pequeña tienda de decoración me negaba hacer la foto de mis sueños. Me dice que no quiere ver su trabajo fuera de la proyección ,del camino que el tiene pensado para sus objetos, como una madre que sigue los primerizos pasos de su hijo. Me disculpo. Una y mil veces. Me he metido en su casa sin llamar, sin ser invitada, sin tan presentarme siquiera, creyendo que era libre para llevarme algo que ni habia pedido. Me he vuelto a disculpar. Alabo la belleza que rezuma esa mesa de te con una costilla de adan como guarnición. Le digo que me gusta escribir aunque no soy escritora y que justo su escaparate me ha dado una idea para trazar unas cuantas líneas con algo de atino si las musas me visitan. Su cara ha cambiado. Me invita a entrar. Da la luz. Me explica porque su mal humor temprano. Yo también lo entiendo. El arte sea cual sea su manifestación lleva el alma de su creador. porque no hay un alma que para dos cuerpos sirva. lo transformo, me transforma. esa teoria de que todo está en expansión. de una calle empedrada a un rato de la puesta de sol a un dispositivo que expande cada sílaba, cada fotograma a puertas que, aún cerradas, cuelan todo lo que brilla.

Hereda2 en C/San Pedro, Madrid

Hoy en Just A Tea Dress suena

martes, 28 de marzo de 2017

los dados del narrador

0

algo sonó a roto. como si un disparo hubiera conseguido atravesar el mas duro de los chalecos salvavidas. sonó a roto. como si hubieran hecho añicos un corazón. nadie escuchó nada. ella lo notó todo. de repente le apeteció un café. puso una cafetera. también quería montar en globo. cualquier cosa le venia bien. total le acababan de romper el corazón. y para colmo de males llovía en la calle. esto ya no había forma de arreglarlo. peor que abrir una coca cola y añadirle el gas después. como una de esas comidas prefabricadas. de repente se acordó del maletín del trabajo. lo había dejado a la entrada de casa. lo abrió. allí estaba la galleta de la suerte del aquel restaurante chino. la partió por la mitad. con cuidado de no romper la profecía del interior. tic-tac tic-tac tic-tac. la acercó hasta el lugar donde antes estaba su corazón. sonrió. terminó su café.
                 
                                     


miércoles, 8 de marzo de 2017

domingo, 5 de marzo de 2017

0

tengo un montón de motivos por los que no me gusta que llueva. él primero de todos y por ello él mas importante es que él cielo no esta azul. esto se debe a que él azul es mi color favorito. pero él azul normal. ni klein ni oscuro ni marino ni petróleo. a mi me gusta él color azul. él del cielo. pero no azul cielo. no se si me he explicado bien. no es muy difícil. en segundo lugar no me gusta que llueva porque me mojo. y no me gustan los paraguas. ni la gente con paraguas. ni esquivar gente con paraguas. además siempre resbaló cuando llueve. pierdo mi punto de equilibrio y parezco una peonza. y ya ni te cuento si tengo que cruzar un paso de cebra. recordar que lo blanco siempre,siempre resbala. mucho. muchísimo. no me gusta qyr llueva porque me mojo los pies. y no. no me gusta saltar en los charcos..no tengo un par de hunter ni nada que se le parezca, aunque si voy con la bici si que me gusta atravesar las regueras pero esa de otra historia para ser contada en otro momento. no me gusta que llueva pero si que me gustan si esa lluvia viene precedida de una tormenta. eso si que me gustan. los truenos acercándose. contar cada vez que truena para comprobar como se acerca. él cielo quebrado de relámpagos. iluminación eléctrica. zigzaguear. fervor. y después ese olor a tierra mojada. a tranquilidad. al aire disipandolo todo. pero lo que no me gusta es la lluvia, mucha mantita y mucho mirar por la ventana como las gotas resbalan por él cristal empañado pero a mi no convences. ni a mi pelo. a ese mucho menos. en estos días puedo doblar sin problemas a simba en él rey león y tapar él agujero de la capa de ozono con mi encrespada melena. os lo aseguro. de hecho ahora mismo la estoy viendo crecer a pasos agigantados. no hace falta que me digáis que es necesario que llueva. lo se. yo soy parte de ese agua que forma también parte de mi cuerpo...pero que digo yo que a algún acuerdo podríamos llegar no??? aunque nadie me puede discutir la feroz batalla que disputan los paraguas. hasta él fin contra la lluvia. y que infravalorados están. aunque sea de tous como él que estoy viendo pasar. a-mi-lo-que-me-gusta-es-el-sol-y-que-los-vaqueros-se-me-peguen-a-las-piernas-como-los-sugus-al-papel




lunes, 27 de febrero de 2017

te estaba esperando... I'm waiting for U

0

recuerdo cuando en el colegio te explicaban aquello de los nombres abstractos. y él primer ejemplo del que hablaban era el de la palabra "felicidad", así, sin más, sin hangstat, ni en  versión inglesa, ni en forma de tatuaje adornando centímetros de piel. y así, a la primera, entendías porque es un sustantivo abstracto.porque pocas palabras había para definirla. como te acaba de ocurrir ahora mismo.aunque hoy me atrevo a decir que la felicidad es como la WiFi, esta en todas partes pero a veces ...
volviendo a la clase de lengua resulta que cuanto más te alejas en él tiempo de esa explicación empiezas a convertir lo abstracto en concreto. para que luego digan que la alquimia es imposible de conseguir. disipas él efecto de todo aquello que no es perceptible de manera manual por los cinco sentidos.
y de repente felicidad es lo mismo que ropa, dinero, viajes, bolsos,zapatos, coches, teléfonos y mil cosas mas de este estilo, la perfumamos, nos la comemos, la ponemos a dieta, le cambiamos él color del pelo... 
y sabes que? que la felicidad enlatada pierde color, energía y se marchita. y ,aunque sea de naturaleza volátil ,es difícil de volver a generarla cuando se apaga...
volvamos a esa etapa escolar donde lo que decía el profesor era lo correcto y lo que valía para él examen  y abramos la jaula de oro para que se desplieguen las alas que baten el universo .





sábado, 31 de diciembre de 2016

once upon a time ...

0

y vamos a empezar por algo que no sea el típico resumen de año ni de propósitos del que viene...como voy a hacer una lista de cosas para "un no se cuando" si ni tan siquiera soy capaz de redactar la lista de la compra de tres días...
sé que seguiré leyendo todos los libros que se crucen en mi camino, veré las películas que tengan una historia que contarme, daré todos los besos que pueda y me aferraré hasta el último abrazo. seguiré viajando a mi manera, aunque nunca llene un mapamundi de chinchetas ni sepa si en la isla de sumatra los atunes custodian diamantes en sus ojos. seguiré bebiendo litros de té antes de irme a dormir porque mis sueños no se desvelan, seguiré durmiendo, leyendo, viendo, escribiendo, jugando, paseando, bajo el agua y el sol siempre cinco minutos más. me seguiré atreviendo a todo porque no tengo nada que perder y los raspones se curan rápidamente, además cuento con mi ejército de gatos que rápidamente me ofrecen una de las vidas que tengan en reserva. me guardaré la carta en la manga y el as boca arriba en la mesa.
seguiré prefiriendo el calor del verano a la fría navidad, el pelo largo, los tatuajes, el flequillo, las zapatillas a los tacones, las camisetas negras, andar descalza, el queso, saltar los charcos, no pisar lo blanco del paso de cebra, el cafe barrenengoa,  la puntualidad, el helado de menta, el cola cao y sus grumos, las sorpresas inesperadas y aquello que nunca cambia, me gusta eso que vosotros llamáis zona de confort porque nunca voy a hacer nada que no quiera sin estar antes decidida y no me importa el tiempo que me lleve. seguiré con mis rituales y manías y seguirán estando esas mañanas donde me levante como un oso panda. pondré lo común y lo sentido a trabajar juntos y apareceré por los lugares más inesperados. no tendré un vestidor pero conseguiré la biblioteca más peculiar que jamás puedas imaginar. me haré con el sombrero y con el loco a eso de las cinco y no llegaré a ser tan alta como la luna pero que eso da igual si yo tengo la mejor sucursal a mi lado y podríamos terminar todo esto hablando de príncipes pero es que gobernar es aburridísimo así que mejor lo cambiamos por un niño que calmó al lobo en una noche de tormenta...
empieza tu año cuando tu quieras no cuando anne igartiburu se empiece a confudir entre cuartos y campanadas....para mi comienza el camino que conduce a la primavera.


martes, 13 de diciembre de 2016

bienvenidos a mi zona de confort

0


vivimos en el tiempo de la inmediatez. yo también. lo queremos todo y ya ni extendemos la mano. ni por favor. instantáneo. y no hablo del nesquick. se acabó eso de pedir un deseo con los ojos cerrados y esperar muy callados a que se cumpliera.  vamos a quebrar la fábrica de los sueños. y ni somos conscientes de lo que estamos haciendo. porque en realidad no queremos nada. nos hemos vuelto expertos en desembalar lo que sea y no usar nada. en bucle. y luego para llenar el vacio  que decimos tener, donde antes estaba el corazón, nos tomamos un puñado de pastillas y salimos a coleccionar más envoltorios.
y yo estoy aburrida de esto. no encajo. no quiero ser una pieza más de este caos. me planto. voy a hacer lo que me guste, a rodearme de cosas bonitas que no necesiten adornos, quiero caminar a la deriva, entre la niebla de la mañana y el sol de la tarde. a calentarme las manos con mi aliento. a soñar con el verano cuando ni aún es invierno en el calendario. a hacerme amiga de todos los gatos. a desgastar la suela de los zapatos. a hacer fotos solo con mis ojos y almacenarlas por mi piel. a no pensar que pensarás de mi.  no necesito nada mas que cinco minutos extra por la mañana, un café bien cargado, una mesita al fondo y un cartel donde ponga aquí se escriben sueños.
bienvenidos a mi zona de confort. ponte cómodo. te presto atención. no sé hacer nada mas.